Todo es vibración

Nada reposa, todo se mueve…..

Todo vibra. La materia y la energía no son más que estado vibracionales diferentes.

Está científicamente demostrado que todo está formado por partículas y todas están en movimiento constante. Por lo tanto todo, absolutamente todo tiene un estado vibracional.

Cada ser vivo tiene su propia vibración y no sólo los seres la tenemos, sino también cada pensamiento que nos pasa por la cabeza o palabra que decimos, también tiene una vibración. Y todo lo que vibra en la misma frecuencia se atraen, por lo tanto tener pensamiento negativos, atraerá cosas negativas, palabras de odio, atraerá odio, intenciones malas, atraerá cosas malas, etc ….

¿Cuántas veces te has levantado por la mañana y al mirarte en el espejo antes de salir de casa te has visto que te quedaba bien el peinado o la ropa y te ha pasado por la cabeza “hoy estoy guapo / a”, y seguro que alguien en algún momento del día te ha dicho que hoy estás guapo / a, o te queda bien el jersey o tienes buena cara? Y al revés también, no hay manera de sacar las bolsas de los ojos, de dominar el peinado, etc, te habrán preguntado si te encuentras bien.

Porque es tan simple que con tus pensamientos atraes las cosas similares. Al igual que la otra gente recibe de ti tus vibraciones, tú también recibes de los demás. ¿Verdad que alguna vez te has encontrado con algún dependiente/a “borde”? Esa persona está en un estado vibracional concreto y instintivamente tú actúas de forma “borde” hacia esa persona. Y en todos los estados de ánimos pasa lo mismo.

Haz la prueba, decide por un día ser la persona más feliz del mundo, verás la reacción de la gente hacia ti. Te sorprenderá.

Al igual que los estado de ánimo, las palabras también tienen una vibración, no es lo mismo decir “amor” que decir “guerra”. No es lo mismo decir a alguien “te quiero” que decir “te odio”, ni decir “gracias” o decir “imbécil”. Si tratas bien a la gente, la gente te tratará bien. Ellos son la respuesta de tu estado vibracional.

Con las cosas que deseamos también pasa. Vibrar con la misma frecuencia que la cosa que deseas. El problema es que tenemos muchas resistencias pegadas de nuestra sociedad y de todos los años de vida. Por ejemplo; si quieres dinero, pides ser millonario pero no llega, quizás es por qué desde siempre has escuchado la típica frase de que el dinero no da la felicidad, entonces tu resistencia es que si tienes dinero no serás feliz.

Si dejamos libre nuestra mente de contaminación, no permitimos que la televisión nos diga cómo debemos estar, ni que los demás nos digan si es buena idea dejar el trabajo porque “ahora no es un buen momento”, o hacer ese sueño que tienes desde pequeño porque a “una amiga de mi prima no le salió bien”. Aprenderemos a entender que tu realidad la haces tú, siempre que las cosas sean de corazón y puras, pues salta! Como dice Paulo Coelho; CUANDO QUIERES REALMENTE ALGO, TODO EL UNIVERSO conspirar para AYUDARTE A CONSEGUIRLA

Posted in Uncategorized.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *