Meditar para crear

Meditar para crear

Está comprobado que la meditación ayuda a nuestra mente, nos aumenta la creatividad y la capacidad de concentración, así también a autocontrolarnos y por qué no crear nuestra realidad.

Cierto es que tenemos demasiados patrones, de la sociedad y heredados y eso nos frena, sin que seamos conscientes.

El pensamiento es muy poderoso, si empezamos a pensar que la reunión que tenemos después nos saldrá mal, porque tenemos miedo a fracasar o a equivocarnos, poco a poco (y a veces muy rápido) nos iremos sintiendo peor y las ideas negativas nos invadirán rápidamente, haciendo crecer los nervios y los miedos, y seguramente en la reunión algo haremos mal a causa de estas ideas que nosotros mismos nos hemos creado.

¿Por qué no utilizamos lo mismo pero a la inversa?

Nos podemos hacer los pensamiento a nuestra medida; la reunión irá genial, estoy tranquil@, haré un buen trabajo ….

Del mismo modo que nos afectaban cada vez más los pensamientos negativos, los positivos también nos irán invadiendo.

 

La meditación nos puede ayudar mucho a crear pensamientos positivos que queramos para lo que queramos. Así también nos puede ayudar para limpiarnos de pensamientos negativos.

Si creamos un hábito, tan sencillo, como darnos cuenta cada vez que tenemos un pensamiento negativo y cambiarlo por uno positivo, al final, automáticamente nos saldrán solamente los positivos.

En la meditación podemos visualizar alguna situación que nos preocupe, y darle una visión positiva; por ejemplo; visualizarse en la reunión totalmente tranquilos y teniendo un gran resultado y quedarnos con la sensación que esto nos aporta. De este modo ocuparemos el espacio con pensamientos positivos y no negativos.

Pero no sólo podemos meditar para visualizar situaciones, también podemos meditar para crear espacios o ambientes que aporten relajación, tranquilidad, armonía….

Del mismo modo que nos podemos visualizar teniendo éxito en la reunión, nos podemos visualizar meditando en el lugar donde estamos y que toda la calma que esto nos aporta la expandimos hacia fuera, llenando de armonía y paz todo lo que nos rodea.

Nuestra energía también sale de nuestro cuerpo, quién nos rodea, la siente, y podemos “contagiar” esta paz a nuestro alrededor.

¿No es bonito crear calma parar quien tienes más cerca?

Tanto si creas calma o visualizas positivamente, lo desprendes, o sea que quien esté contigo, ya sean compañeros de trabajo, familia, animales y plantas, lo notarán y te estarás ayudando a ti, a los que te rodean y tú espacio.